Luego del parto, el cuerpo se enfrenta a cambios e incomodidades para recuperar su forma normal. A pesar de que se relaciona con los cambios físicos, el puerperio se puede extender por más tiempo incluyendo también aspectos emocionales y del sistema nervioso que podrían durar hasta cerca de los dos años de vida del niño(a). Conoce los detalles de esta etapa.

¿Qué es el puerperio?
Es el período de tiempo que se inicia tras el parto y finaliza a las 6-8 semanas del nacimiento del bebé. Implica la recuperación completa del aparato reproductor femenino, después del parto.
Dentro de sus síntomas encontramos los "entuertos" o pequeñas contracciones abdominales más o menos dolorosas. Para controlarlas, te recomendamos masajear tu vientre con la mano empuñada para calmar el malestar.
Además, durante 40 días o la denominada "cuarentena", eliminarás "loquios" o flujos vaginales semejantes a una menstruación.Poco a poco se pondrán de color café oscuro y gradualmente se irán transformando en mucosidad, para después desaparecer por completo. Si en algún momento estas secreciones tienen mal olor o presentas fiebre (temperatura de 38°C o superior), debes consultar con un especialista.
Conoce las etapas del puerperio o post parto:

Primera etapa: Puerperio inmediato
Hace referencia a las primeras 24 horas, después del nacimiento del bebé. En esta fase, se fortalece el vínculo con el bebé y la mujer es consciente de su maternidad.

Segunda etapa: Puerperio mediato o precoz
Va de los 2 a los 7-10 días después del parto. En este período comienza la involución genital de la mujer y la subida de la lactancia materna.

Tercera etapa: Puerperio alejado
Abarca desde el día 11 aproximadamente, hasta el día 45 después del nacimiento del bebé. Esta etapa comprende:

  • Fin de la involución uterina
  • El regreso de la menstruación, en caso de que no haya lactancia.
  • El útero recupera su peso normal (aprox. 60 gramos).

  • Cuidados y medidas de higiene
    Durante los primeros días, se aconseja realizar un reposo relativo. Para eso, puedes aprovechar los tiempos de descanso del bebé. La contención familiar inmediata, evitará los constantes cambios anímicos y el estrés.

    Mantén la zona genital aseada, dejando caer un chorro de agua limpia para que arrastre las secreciones propias del puerperio. La ducha diaria está permitida, inmediatamente después del parto.

    El puerperio es una etapa incómoda dentro de la maternidad, pero sólo necesitas paciencia y contención familiar para lograr una recuperación óptima. A partir del mes de postparto, ya podrás realizar actividades físicas y reanudar tu vida sexual si te sientes en condiciones para ello, previa consulta con tu ginecólogo de cabecera. Ser madre es un bello desafío.

    #CERRAR