El molesto tránsito lento o dificultad para defecar, puede adjudicarse a distintas variables y patologías, en especial por la falta de fibra y agua. Nuestra nutricionista, Catalina Echenique, entrega algunas recomendaciones sobre la importancia de la fibra y la ingesta de líquido para una buena digestión.
La fibra está presente en las frutas de preferencia crudas, los cereales, los granos y los vegetales que se disuelve fácilmente en agua, adquiriendo una textura suave en los intestinos, favoreciendo el tránsito intestinal.
La nutricionista Catalina Echenique, indica que "es imprescindible una ingesta de líquido total al día que va desde 1.5-3 lt/día. De preferencia, agua, infusiones simples en base a frutas y/o hierbas, sin gas y sin azúcar; los zumos y jugos de fruta, sobre todo en ayuna, ejercen una función estimulante".
Algunos lácteos, como la leche cultivada y el yogurt, contienen microorganismos como lacto bacilos, estos probióticos son beneficiosos para la flora del colon y favorece una adecuada digestión.
Las grasas cumplen un papel lubricante favoreciendo la digestión, sin embargo, no todas las grasas son beneficiosas para la salud. Se recomienda consumir aceites vegetales, sin someterlos a altas temperaturas, crudos, y en pequeñas cantidades.

Alimentos que pueden causar estreñimiento

-La comida rápida: optimiza el tiempo, pero no es necesariamente nutritiva. Tiene un alto contenido en grasas saturadas y baja en fibras y cuando se consumen en exceso, retrasan notablemente el proceso digestivo. Algunos alimentos fritos son empanadas, carnes, papas, embutidos, entre otros.

-El Queso: se destaca por una alta concentración de caseína y se considera astringente, es decir, que produce desecación y contracción de los tejidos del vientre y dificulta la evacuación de los excrementos. Para consumir queso, se debe tener en cuenta su maduración y contenido graso. Debemos escoger quesos de poca maduración y de bajo contenido graso.

-Las carnes: Sobre todo rojas, por su alto contenido de tejido conjuntivo, grasas y fibras musculares exigen un trabajo digestivo extra. Por eso se recomienda consumir con moderación. -Alimentos procesados o refinados: Son aquellos que poseen un alto contenido de sodio, azúcar y harinas blancas. Por su bajo contenido en fibra y agua, no son favorables en el proceso digestivo. Dentro de este grupo encontramos galletas, golosinas, snack, repostería, entre otros.

-Bebidas con gas y cafeína: Se han asociado a deshidratación y por ende a estreñimiento. Por otro lado, el té tiene un alto contenido de taninos, lo que puede producir problemas en la digestión. Otros aspectos a considerar

- Educar el hábito de evacuación intestinal, dando un momento del día para esto, idealmente después del desayuno.

- Es necesario, comer despacio, dar al menos 15-20 minutos a cada periodo de ingesta - Tener una frecuencia de alimentación adecuada, no espaciar tanto las ingestas, no pasar más de 3 a 4 horas sin comer, realizar colaciones

- Realizar alguna actividad física.

¿Cómo mantienes una normal digestión? Bebe al menos 8 vasos de agua al día y mantén una dieta rica en fibras. Además de ayudar a las personas que padecen de estreñimiento, llevar una dieta rica en fibras colabora en la prevención de hemorroides y venas varicosas, cálculos en la vesícula, enfermedad diverticular en el colon y cáncer de intestino. Elige comer sano.

#CERRAR